Experiencia digital con Charly Alberti

En una entrevista ante el público de la conferencia que le realizó el periodista Federico Ini, la primera referencia a la tecnología, que hizo Charly Alberti fue sobre Steve Jobs. El artista y emprendedor comentó que cuando Jobs regresó a Apple dijo que la empresa no tenía ningún producto digno de él para vender. “Necesitaba un año para generar un producto digno y recuperar la empresa. El era un artista y la tecnología era una de sus herramientas. Era un gran comunicador. Se planteó que no tenía equipos pero sí una legión de usuarios famosos que mataban por la manzanita”, señaló.
“Para mi la tecnología es una herramienta –continuó- y la música fue el arte donde primero se desarrolló. Fue una cuestión de peso: se necesitaba procesar y archivar música.”
Consultado sobre la importancia del canal tecnológico en su vinculación con la gente, Alberti comentó que en el caso de la música el impacto de la tecnología tuvo un costado negativo porque a través de la piratería se destruyó el negocio “Hoy me escucha más gente pero no paga. El 50% de los ingresos de un músico tenía que ver con regalías que cobraba. Pero por otro lado, está el contacto directo con la gente. Eso es bueno”, dijo.
Alberti. Además, destacó que ante tanta piratería hoy la gente no sabe qué escuchar. “La música debe ser gratis decía Steve Jobs y yo pregunté por qué no regalaban los Ipods en lugar de la música. Así se perderían menos puestos de trabajo supuestamente. Entonces creo que es un tema controversial porque hoy las compañías tecnológicas te venden un aparato donde se puede bajar música pirata”, agregó. Y continuó: “Hay gente que te discute que la música es gratis. Anda vos a trabajar y pasame tu sueldo. Es un tema de grande debate”.
A pesar de ese costado negativo, Alberti rescató la comunicación directa con la gente que permite la tecnología pero advirtió que ese vínculo debe ser encarado responsablemente. “Yo no uso un community manager. Mis cuenta las manejo yo por cuestión de respeto. El artista no debe perder su lado artístico. Propone, y la gente acompaña o no”, explicó.
En cuanto a su activismo por la defensa del medio ambiente, dijo que el problema ambiental es el más importante que enfrenta la humanidad. “La solución del tema ambiental nos compete a todos. No es cuestión sólo de los gobiernos ni las empresas. Si la empresa contamina, no compres. El poder está en los ciudadanos más que nunca y en ese sentido el poder de las redes sociales es inigualable”, explicó.
Alberti está trabajando como asesor del gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, en temas ambientales. “Pero también meto la mano en otros temas, como tecnología”, aclaró y mencionó el lanzamiento de Yo Participo, en el que colaboró junto a Roberto Reale, también funcionario provincial. “Es una herramienta para escuchar a la gente. No que te insulten sino de compartir el sueño de la gente. Ese es el punto fundamental”, señaló.
“El mundo entra en un proceso de cambio tremendo –continuó-. Estamos ante un cambio del paradigma económico mundial. No puede ser que Europa esté paralizada teniendo la riqueza que tiene, aunque han devastado su continente… Hoy no se da importancia a cosas que tienen valor, como la felicidad. En la economía del nuevo paradigma sí se contempla la felicidad como tema fundamental.”
Alberti destacó que la tecnología y su defensa del medioambiente no son contradictorias sino que ambos temas van de la mano. “Gran parte de las soluciones van a venir del lado tecnológico. Como sociedad hemos llegado a un nivel de desarrollo nunca visto. La tecnología nos va a permitir seguir con nuestro estilo de vida y reemplazar ciertas cosas nocivas, como algunos usos de la energía”, aseguró.

Caso de digitalización presentado por Oracle

Silvia Tenhazinhia (Oracle)

Silvia Tenhazinhia:
“La tecnología es un habilitador para hacer cosas. Para desarrollar, planificar, para mejorar la vida de las ciudades. Y ayuda a la modernización”, dijo Tenhazinhia a iniciar su conferencia.
La disertante subrayó que las redes sociales son muy interesantes en materia de atención ciudadana. Por ejemplo, señaló que cuando se hace un reclamo a una empresa vía Twitter, ésta suele responder de inmediato. El motivo es que el reclamo puede ser visto por todos los seguidores de la persona que lo envió, algo que la compañía siempre intentará evitar.
La disertan también destacó la diversidad de herramientas tecnológicas existentes. “Por ejemplo los sensores en Internet que se utilizan en la ciudad estadounidense de San Francisco para ayudar a los automovilistas a encontrar estacionamiento”, comentó. Y agregó que la tecnología habilita la interacción, la integración y el intercambio.
“¿Cómo hacer para que un ciudadano se sienta parte de su comunidad? ¿Puede colaborar en la infraestructura y habitabilidad de la ciudad?”, se preguntó. Y respondió que lo puede hacer denunciando, por ejemplo, un bache en una calle y lograr que lo arreglen. “Eso me hace formar parte de la ciudad”, aseguró.
Además, dio otros ejemplos de servicios en ciudades del mundo. En Nueva York, por ejemplo, el teléfono 311 gestiona más de 53.000 reclamos diarios de toda índole.
La tecnología también puede contribuir a una ciudad saludable, a una ciudad más segura a través de plataformas digitales desarrolladas para esos fines.
También puede ser útil en Educación. Tenhazinhia citó como ejemplo la Universidad Javieriana de Colombia, donde toda la gestión (matrículas, inscripciones, horarios, etc) se realiza online.
Además, la disertante destacó que la tecnología se puede aplicar para mejorar en una ciudad el manejo del tránsito, para aliviar trámites y hasta para facilitar el pago de impuestos y la cobranza de beneficios.

Planificación de la ciudad digital

Federico Perali y Mirko Meneghelli (Universidad Verona Italia)

Mirko Meneghelli:
“La tecnología digital nos permite relacionarnos socialmente, participar, fortalecer la sociedad civil y colaborar en la búsqueda de la felicidad. Ayuda a promover el acercamiento de vecinos distantes y a armonizar las informaciones para mejorar la toma de decisiones públicas”, señaló el disertante.
En cuanto a las ciudades digitales, Meneghelli explicó que la red digital urbana está controlada por el gobierno y hay que asegurarse de que sea un buen gobierno el que la controla.
“El distrito socio cultural digital es una red de personas e instituciones. Por lo general es una plataforma donde personas con necesidades pueden solicitar asistencia a determinadas instituciones”, dijo disertante. También hizo referencia a los productos con tecnología SMART, que redundan en mayores beneficios aunque la inversión no sea mucho mayor.
Por ejemplo:
-una casa digital puede tener un costo de un 10% más, pero los beneficios que se reciben son directos.
-un lugar de trabajo digital brinda un mejor rendimiento.
-el tránsito asistido por tecnología digital es más fácil de controlar.
-los mecanismos electorales digitales hacen una democracia más participativa.
“La tecnología digital puede servir para que las personas distribuyan mejor su tiempo y ayudarlas así a que puedan pasar más tiempo con las personas que eligen -por ejemplo, su familia- o realizando actividades que los satisfacen”, explicó Meneghelli.
Al planificar una ciudad digital se debe usar la tecnología digital para conocer el movimiento de personas, bienes y trabajo. De esa manera se podrán proyectar las políticas y objetivos económicos y de bienestar. Sólo conociendo el movimiento de la sociedad se podrá planificar bien la ciudad digital.
“En la planificación de la ciudad se debe tener un enfoque holístico que integre lo social, la innovación empresaria, instituciones de mercado y los sectores público y social”, dijo Meneghelli.
Por otro lado, el disertante se refirió a la matriz de contabilidad social (MCS) para ordenar la información. Explicó que es una representación de las relaciones socio-económicas entre los agentes de una economía local en un momento del tiempo.
Finalmente, concluyó que aunque el desafío estadístico es grande, debe ser afrontado para una buena planificación de una ciudad.

Nómadas del conocimiento

Educación Disruptiva. Juan Domingo Farnós (Docente en formación especial y nuevas TICs).
Modera: Sabrina Díaz Rato (Puntogov)

Juan Domingo Farnós:
Es investigador freelance y colaborador con universidades de Latinoamérica, especialmente, en temas de Tecnologías de la Información y de la comunicación, e-learning, gestión del conocimiento e Inteligencia artificial, así como en algunas de universidades españolas.
Además de ser docente presencial, también lo es on-line en la preparación y formación de docentes de todos los niveles y profesionales de empresas en temas de Nuevas Tecnologías.
Farnós habló de “Los nómadas”, término que extrae de un libro llamado “La comunicación invisible”.
Los nómadas o “knowmads” somos nosotros, las personas, que nos hemos convertido en las propias tecnologías y que además somos escalables.
En la actualidad somos herramientas.
Personas inteligentes que se evalúan constantemente. No con valoraciones en positivo o negativo sino para superarse continuamente.
Las tecnologías son al mismo tiempo emergentes y convergentes y lo que nos permiten es evaluarnos permanentemente.
La últimas tendencia es que utilizamos e learning para aprendizaje en línea. Aprendemos todo el tiempo, es una captación cotidiana que hacemos utilizando nuestros dispositivos móviles.
Casi todos tiene un smartphone y con él absorbemos conocimientos continuamente.
A nivel formal seguimos educando en espacios determinados impartiendo un mismo conocimiento a una X cantidad de personas. Ahora estamos en mucho sitios a la vez: leyendo, escribiendo, chateando, escuchando música, mirando tv. Muchos no lo pueden hacer aún pero esta situación cambiará. Ahora no hay miedo de lanzarnos a hacer todo a la vez.
Los roles han cambiado en el aprendizaje. En el pasado si no respetaba las reglas quedas fuera. Si no estudiabas, no entrabas en el sistema. En la actualidad muchos de los hombres y mujeres que más saben sobre estos tópicos no tiene educación formal. Lo que vale es el reconocimiento social.
Hoy por hoy el docente tiene que estar al servicio del alumno para que haga lo que haga, lo realice de la mejor manera posible.
La diversidad es riqueza y la homogeneidad es pobreza.
Los profesores mejores tienen que estar en primaria, la casa se construye desde abajo, los doctores tienen que estar en los jardines de infantes. Hay que educar para el cambio,
Ahora para el mundo del trabajo estos nuevos conceptos son ideales porque cada uno se forma en lo que le interesa.
Lo novedoso a nivel internacional es que para educar
el docente tiene que ser un coach.
La educación es personal, se tiene que aprender haciendo.
Otro concepto relevante es que lo importante son los demás, si no comunico no sirve de nada.
Lo importante no es el contenido sino el canal. Marshall McLuhan siempre lo supo.
También al learning, el aprendizaje social, se le suma el net working. Las tecnologías del emprendimiento y la participación. Si no participo tampoco me sirve, ni a mí ni a nadie.
Otra tendencia, cada vez más marcada es Gamification and learning o aprender jugando. No es precisamente nuevo pero se reflotó a través de los soportes y las nuevas tecnologías.
En breve será la sociedad la que dirá lo que quiere de la educación.
Hoy nos movemos en ecosistemas conectados vamos de un lugar fìsico a un no lugar. Pero ese no lugar es donde cada uno puede hacer las cosas a su madera.
Todos los knowmad intentan que la sociedad sea mejor si no todo esto no tiene sentido.Debemos protagonizar nuestra sociedad.
Hoy la tecnología va por delante de la pedagogía porque esta nos hace modificar a aquella.
La narrativa transmedia traspasa fronteras. Es ir más lejos de la educación formal, es ir a la realidad.
En cuanto a la dinámica Hacker lo que tengo para decir es que : “Son los gestores del conocimiento moderno, son personas que trabajan de una manera muy particular con un montón de cosas al mismo tiempo”.
“Estoy a favor de la educaciòn disruptiva, innovar es bueno pero llega un punto que nos cansamos, cambiamos de paradigma y hay que hacerlo sin miedo.
Ahora esta todo integrado en varios espacios lo digital, lo real. Los aprendizajes son móviles y no se aprende en las universidades sino en la calle, se aprende caminando. Las tecnologías permiten aprender en todos lados.
El que quiere aprender marcará al que le quiere enseñar.
El término educación es el primero que hay que redefinir.

El rol de Industria TIC en el desarrollo de la Sociedad de la Información

Carlos Pallotti (Fundación Clementina), Guillermo Lobo (TN)

“El modelo que ocupa y persigue la Argentina es el de las ciudades que pueden generar mayor cantidad de cadenas de valor en tecnología, es decir, tener el motor de la tecnología y no sólo ser usuarios”, expresó Carlos Pallotti, presidente de la Fundación Clementina. Junto con el periodista Guillermo Lobo encaró una conferencia sobre las sociedades, la ciudad digital y la necesidad de tener empresas que desarrollen para ese ámbito.
Pallotti se refirió al estado de la educación y formación en la Argentina y comentó que “si bien la tecnología viene creciendo, la educación para las tecnologías modernas es otra cosa”. Según el especialista, nuestro país está poniendo muchos esfuerzos en trabajar para la articulación con la academia de manera de reducir este problema y citó el ejemplo de un programa conjunto con el Ministerio de Educación con fondos del Banco Mundial para emplear gente desocupada o subocupada. El 80% del grupo participante está en este momento trabajando.
Ante una pregunta para que compare dos países como la India y la Argentina en el mundo globalizado, Pallotti dijo: “El total de lo que produce India lo exporta, no lo usa. La cantidad de gente trabajando en relación al total de la población es muy baja. Y, además, India en particular desarrolla modelos muy específicos en una cierta técnica, que hace que la persona esté muy estructurada en el procedimiento y no lo puede vincular a otros aspectos. En este sentido, el argentino es más amplio al poder combinar disciplinas y adaptarse”.
El mercado de exportaciones que abarca la Argentina está influenciada en gran parte por EE.UU., donde va el 60% de los países que componen sus destinos. Entre otros países a los que exporta figuran México, Panamá, Colombia, Perú, Chile, Brasil, España, entre otros.
En cuanto a los productos del sector de desarrollo de software que se venden éstos son muy variados. “Porque hay un proyecto para una empresa y ahí inmediatamente hay desarrollo”, explicó Pallotti. También destacó que hay empresas pequeñas, de entre 50 a 200 empleados, que están haciendo cosas muy ingeniosas con alta demanda como, por ejemplo, motores de 3D para juegos y web conference on line, entre otros.
Cuando se le consultó por la retribución económica del sector, Pallotti sostuvo que si bien cada empresa es un mundo, en general los salarios son buenos y tienden a incrementarse. “Es cierto que hay cierta desaceleración debido a la crisis mundial pero el mercado sigue creciendo por lo que es altamente tentador”, concluyó.
La evolución de los ingresos en el sector industrial de 2003 hasta la actualidad creció de 12 dólares la hora de trabajo a no menos de 30 dólares hoy.
Hay empresas argentinas que actualmente están desarrollando una gran variedad de innovaciones, como por ejemplo, un laboratorio que está haciendo placas embebidas para satélites y una empresa ubicada en La Plata que está desarrollando una súper computadora. Sin ir más lejos la Fundación Clementina desarrolla cámaras panorámicas para transmisión 360 en tiempo real.
“En el ´99 había en el sector tan sólo siete empresas que exportaban. Hoy son más de 150”, dijo Pallotti. Es importante aclarar que este dato creció de manera exponencial sin descuidar el mercado interno, ya que Argentina trabaja en un modelo de industria que sostiene el desarrollo interno pero, por otro lado, está a la búsqueda de oportunidades en el extranjero.
Hasta hace 10 años, la industria estaba distribuida entre Buenos Aires, Rosario y Córdoba pero hoy esta federalizada, según Pallotti. Según el especialista, hay clúster conformados para la industria no sólo en las capitales provinciales sino también en ciudades como por ejemplo en Sunchales, Santa Fe. El expositor comentó una curiosidad. Dijo que hay varios casos de provincias que no producen para sí sino para otras, generando flujo comercial interno.

Hacia un mercado único digital

Patricia Jebsen (CACE), Marcos Pueyrredón (Inst. Latinoamericano de Com. Electrónico), Diego Urfeig (Pymes 2.0 GCBA).

Patricia Jebsen:
Habla de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, como pionera en comercio electrónico, ya que se conformó en 1999.
Aporta datos: lo más importante es cómo está el mercado actual del comercio digital.
Hoy se mueve 11.500 millones de pesos a través de la web. El año pasado la compra online que creció un 50%, el año pasado un 45%, lo que representó 9.000.000 de pesos.
A la cabeza de las compras electrónicas está el turismo, tanto a nivel nacional como internacional
En otros aspectos como indumentaria hay más demanda que oferta. Todavía vamos un poco rezagados, más que nada por las costumbres del consumo.
El primer país en consumo on line es Inglaterra.
El perfil de nuestro comprador es en un 25% ABC1 74% C2C3D.
Cuando comenzó el consumo era muy masculino, pero de a poco las mujeres están aprendiendo a comprar. El 31% de los consumidores son jóvenes y el 47% del total vive en Capital. Además, la gente antes de ir a una tienda física toma una decisión de compra a través de internet, puntualizó Jebsen.
El comercio de internet está creciendo en la argentina, es importante destacar que alrededor de 120.000 personas trabajan del mismo.
La tecnología nos pone a todos al mismo nivel porque permite que las empresas pequeñas y las grandes puedan comerciar a través de internet sin dificultades, explica Jebsen.
Además, se estima para el 2012 realizar transacciones electrónicas de 16.000 millones de pesos en nuestro país.
Al mismo tiempo en la Argentina sigue existiendo un poco de miedo con el uso de tarjetas de crédito, pero es fundamental perder ese miedo para comerciar online, opinó Jebsen.

Marcos Pueyrredón:
Hoy se está dando un nuevo ecosistema en el cual las pymes pueden montarse para abrir nuevos canales de negocios.
Estamos creciendo a tasas superiores del 30% en comercio electrónico. El ingreso de las pymes y los nuevos emprendedores que se suman al comercio electrónico necesitan tener en cuenta estas variables:
-tecnología.
-marketing.
-logística.
-operaciones.
Para ser exitoso en los negocios por internet no hay que hacer mucho.
Hoy todo lo que hacemos online lo podemos medir, esto permite saber que hacemos bien y que no.
Creo que la web 2.0 todos la dominamos. Nos permite lograr que sea nuestro mejor socio de negocios y difusor, opina Pueyrredón.
Nosotros desarrollamos e-commerce plus, con el objetivo de mejorar las capacidades de los emprendedores en el  comercio electrónico.

Diego Urfeig:
En el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires,  apuntamos al desarrollo de capacidades para que las pymes puedan lograr y posicionarse a través de internet.
Tenemos 3 desafíos: infraestructura, legislación y capacitación.
Existen múltiples herramientas para mejorar la posición de una empresa.
El rol de internet hoy en las pymes es de gestión interna y marketing online que sirve para hacerse conocer, luego hay que pensar en hacer e-commerce.
Las dificultades con las que pueden encontrarse las pymes es que no se destinan recursos y no se esperan resultados.
El programa 2.0 tiene los objetivos de conectar la oferta de servicios de empresas en conjunto con las pymes, que se acerquen a proveedores.
Hay que enseñarles a desarrollar la estrategia de marketing online, que se estructura en 3 partes: sensibilizacion, capacitacion autodiagnóstico y el plan de acción.
Los resultados de pymes 2.0 son: 700 tutorías personalizadas, 5 seminarios avanzados sobre como vender y utilización de google adwords, entre otros.
Además, hicimos el evento e-pymes 2012 para que los emprendedores conozcan a los proveedores y los capacitamos sobre negocios online y todo lo que ello conlleva.

Comunidades Inteligentes

Kim Hendi (Ministerio de Industria de Canadá) y Elida Rodríguez (Socia I-SIS, Consultores)

Kim Hendi:
Kim Hendi es canadiense, actualmente trabaja en el Ministerio de la Industria de Canadá y vivió muchos años en la Argentina donde cursó estudios. En el marco de la charla acerca de Comunidades Inteligentes y por cuestiones de traducción, Hendi comenzó haciendo una breve pero importante distinción entre la palabra Smart e Inteligente. Ella utiliza Smart en lugar de inteligente ya que una comunidad “ingeniosa” es una comunidad que usa la tecnología para mejorarla; y, a su entender, la “inteligente” es aquella en la que se implementan tecnologías exitosamente.
Destacó la importancia del uso de tecnología para una comunidad. Explicó que, en este sentido, la ciudad inteligente piensa la tecnología para optimizar los servicios de la ciudad y mejorar los servicios básicos como el sistema móvil y las luces en calles. “Cuando hablamos de “smart” el objetivo es mejorar la vida del ciudadano”, destacó Hendi. Y continuó: “Es pensar en la comunidad y hacer énfasis en la infraestructura humana, no como un fin en sí mismo, sino como medio para mejorar su calidad de vida”.
La brecha digital es uno de los grandes desafíos. “Aunque el 70% de la gente disponga de teléfonos móviles, no todos estamos conectados. Tener un móvil no quiere decir que lo usemos de manera inteligente”, advirtió. La expositora agregó que existen sectores más vulnerables, como los ancianos, que atender y dedicar tiempo a su aprendizaje tecnológico.
Por otro lado, visualizó que hay un corrimiento al mundial real de gente que pasa menos tiempo en Internet y decide retomar formas de vida más naturales en ámbitos naturales.
A su vez, advirtió que para la mayoría de los nuevos desarrollos producidos en las ciudades inteligentes se necesita banda ancha a un costo aceptable; y que por otro lado, es preciso tener en cuenta el espectro para incrementar la disponibilidad para las aplicaciones móviles.
“Cuanto más progresiva es una ciudad, se afianza más el capital humano, y no hay que creer que por qué se implementó tecnología ya todo está resuelto”, afirmó. Es decir que no sólo es necesario que la ciudad esté conectada sino interconectada.
Finalmente la expositora agregó que “hay una oportunidad para reflexionar sobre el impacto que estas tecnologías y aplicaciones están teniendo en las comunidades pero que es preciso también analizar cómo las instituciones y comunidades más arraigadas y tradicionales están teniendo repercusiones también y escuchar qué sienten”.
En síntesis, el eje en el cual se desarrolló la disertación giró en torno a la posibilidad de repensar lo que está necesitando el ciudadano para así innovar en la comunidad y no al revés, lo que implicaría hacer énfasis en el factor humano.

Elida Rodríguez:
“Todas las ciudades inteligentes son ciudades digitales pero no todas las ciudades digitales son inteligentes”.
Con esta premisa comenzó la consultora Elida Rodríguez su disertación sobre Comunidades Inteligentes.
La consultora reflexionó acerca de la evolución de las tecnologías, las empresas, instituciones y las comunidades.
“La tecnología es válida en la medida que ayuda a las personas a resolver sus problemas, a los gobiernos a ser más eficientes y colaborativos”, sostuvo.
Observa que la innovación social, requiere que todos los ciudadanos participen del proceso innovador donde las transformaciones llegan a la mayoría de las personas y de esta manera, colaborativamente son capaces.
En este sentido, enfatizó no bastardear el concepto de gobierno abierto, recordando las condiciones fundantes como la colaboración, la participación, la transparencia y la rendición de cuentas.
Según Rodríguez la innovación es el camino ya que todas las ciudades sienten la necesidad de reinventarse constantemente.
En cuanto a la preparación que disponen para esta transformación, aseguró que hay tantas respuestas como ciudades ya que cada construcción se basa en cada necesidad.
En Latinoamérica las ciudades inteligentes están comenzando a ser una realidad y su desarrollo es de manera dispar pero está sucediendo, aseguró Rodríguez. Para ejemplificar este desarrollo en la región, mencionó el caso de la ciudad de Curitiba en Brasil una ciudad está generando uno de los centros de operaciones más grandes de la zona en transporte, movilidad, agua.
Otro caso es Monterrey en México que posee parques industriales y universidades.
“No es a futuro sino que está sucediendo ahora”, concluyó.