Resumen general de Ciudades Digitales 2012

Ciudades Digitales 2012, que los días 10 y 11 de octubre se desarrolló en la ciudad de Buenos Aires, ha sido ámbito de reunión para el intercambio de experiencias de distintos lugares del mundo.
Más de 15 casos de estudio se presentaron en este encuentro, entre los de gobiernos y del sector privado. Se escucharon conferencias en los distintos españoles de la región, en portugués, en inglés y hasta en chino.
Esta edición de Ciudades Digitales giró alrededores de tres ejes temáticos:

  • Camino a la Sociedad de la Información
  • Gobierno abierto
  • Ciudades inteligentes

Dentro de estos ejes se trataron además aspectos vinculados con la arquitectura y urbanismo, la salud, la educación, el transporte, los nuevos medios, la seguridad, el rol de los ciudadanos y de las ONG, estados, legislaturas y la ciudad en su conjunto.
Algunos conceptos relevantes para que podamos reflexionar sobre ellos que se dijeron en estas tres salas que tuvieron conferencias en paralelo.

  • Micah Sifry destacó que con Internet cambian los sistemas de valores y la manera en que nos organizamos y resaltó la importancia de la comunidad informal, que son descentralizadas y también regidas por los valores, como por ejemplo el voluntariado, del cual también se habló aquí. Este tipo de comunidades informales son las que promueve internet tal como la conocemos hoy con las redes sociales como protagónicas.
  • El ministro de Desarrollo Económico de la Ciudad de Buenos Aires, Francisco Cabrera, se refirió a la política de distritos creativos de la ciudad como un concepto que impulsa al sector productivo, genera empleo, regenera algún sector de la ciudad relegado e impulso de Buenos Aires y su identidad para atraer, inversiones y turismo y retener talentos.
  • Como sociedad debemos pasar al estado donde cualquier persona puede producir conocimiento y, para eso, deben estar conectadas, poseer dispositivos y estar informadas, dijo Alicia Bañuelos, consultora.
  • En cuanto a la ciudadanía digital, Francisco Prieto Díez, de la Fundación CTIC, señaló que las agendas digitales se empiezan a preocupar más que de problemas de conectividad por la participación de la gente. Como ejemplo mencionó a Smartcitizen, una iniciativa de Barcelona a la que los ciudadanos aportan datos, desde su domicilio, sobre la humedad, temperatura, ruido que perciben desde su ventana y gasto energético para generar información.
  • Según Pablo Bello, secretario general de AHCIET, esta edición 2012 de Ciudades Digitales realizada en la ciudad de Buenos Aires, fue el mejor evento en el cuál él participó, tanto por la organización como por la convocatoria, el nivel de los panelistas y expositores y la participación de la audiencia.

Como además de estos conceptos se dijeron cientos más, y este es un evento digital, los invitamos a recorrer este blog, donde encontrarán el resumen de todas las conferencias.

Anuncios

Por una comisión de Futuro: Innovación y futuro desde los poderes legislativos

Roberto Reale (Subsecretario para la Modernización, Pcia. de Buenos Aires)

Existen tres funciones básicas en el poder legislativo: representar, legislar y fiscalizar. Los casos en los que se pueden aplicar sistemas para la modernización parlamentarias son en las áreas administrativa y financiera.

En el Senado implementamos Senado tv, una oficina de atención al ciudadano, un lugar que sirve de interface para pedir información que tenga que ver con un proyecto de ley, explicó Reale.

Creo que tendríamos que trabajar más a nivel municipal porque es el primer contacto que tiene la ciudadanía con el Estado.

Para la modernización del poder legislativo es importante la colaboración, se puede trabajar con facultades, ONG, etc, concluyó Reale.

La Arquitectura de una Ciudad Inteligente

Guillermina Abeledo, Martin Fourcade, Edgar Gonzalez, Mario Roberto Álvarez (H).
Modera: Hector Lostri

Mario Roberto Álvarez h.:
El socio de MRA+A recordó que para participar en un concurso internacional de arquitectura de ciudad digital en Osaka, Japón, hace 10 años, recurrió a la investigación. “Fue difícil imaginarnos esa ciudad digital en su funcionamiento y en qué consistía. Más que ver arquitectura empezamos por leer el libro ‘El hombre simbiótico’, de Joel de Rosnay, que plantea que el hombre vivió desde la Revolución Industrial hasta ahora como el hombre depredador, y que a futuro la Humanidad podría ir hacia un estado de simbiosis con la naturaleza de mano de la tecnología como ordenadora. Siguiendo esa filosofía ganamos el primer premio de ese concurso”, relató.
Hoy hay 6.000 millones de habitantes en el mundo y en 50 años seremos 9.000 millones y el 70% vivirá en ciudades. La ciudad digital podrá ayudar a aminorar ese impacto. “Las ciudades deberán ser sustentables a la fuerza. Además de ciudad digital debemos pensar en urbanismo inteligente y generar políticas”, resumió.

Edgar González:
El editor en jefe de edgargonzalez.com aseguró que la Sociedad de la Información ha terminado porque vivimos en la Sociedad de la Sobreinformación.
“Las ciudades han sido inteligentes (smart cities) toda la vida pero podemos hablar de ciudades más inteligentes (smarter cities). Estamos trabajando con ciudades construidas hace mucho tiempo, estamos trabajando con historias y entes vivos”, definió y dijo que hoy el rol del arquitecto es el de una profesión híbrida.
Sobre la idea de belleza de las ciudades, González dijo que importa la belleza pero también el funcionamiento de los edificios y las cuestiones políticas, sociales y económicas que representan.

Martín Fourcade:
Socio en AFT Arquitectos, señaló que a veces hay una distancia entre los arquitectos y los seres humanos que habitan las ciudades. “Esa mirada se traduce en un esquema colectivo”, explicó, y dijo que la responsabilidad como profesionales respecto de la imagen de ciudades que se transmite a los habitantes queda atrapado por lo que quiere un cliente (en el caso del sector privado).
“La visión constante y estática de Buenos Aires como París no es real respecto de la dinámica y el crecimiento y ante la reflexión que varía todo el tiempo sobre quiénes somos y cuál es nuestro tiempo y nuestro lugar”, reflexionó Fourcade.
El arquitecto agregó que a veces se entiende la idea de inteligencia como delegación hacia la tecnología o los medios, pero la idea de ciudad inteligente no es delegable, como no es delegable la identidad de un lugar. “No podemos pensar que nuestro destino es ser o no ser París, como tampoco es delegable la inteligencia del ciudadano que se hace dueño de su ciudad y tiene una idea fuerte de pertenencia. Esa es la inteligencia que debe trasladarse a estos hechos de arquitectura dentro de una ciudad”, dijo.
Fourcade también instó a tomar conciencia sobre los conceptos de periferia y centro. “El centro no mira la periferia. Argentina tiene el mismo patrón de cómo se para frente al mundo. Buenos Aires ha sido o es París y mira hacia afuera pero no vuelve la mirada a la periferia. No sé si a esta altura nos interesa que esa mirada vuelva o si es más interesante una construcción cultural o abarcativa desde una hipercultura. Es importante que las ciudades empiecen a mirar hacia adentro y tengan respuestas coherentes para su identidad, que generen un verdadero sentido de pertenencia”, señaló.

Guillermina Abeledo:
La arquitecta y profesora de la Universidad de Belgrano se refirió al crecimiento demográfico de los próximos años. Agregó que se necesitará eficiencia en los recursos a consumir y que las TICs son una buena herramienta para acercarse a ese objetivo.
Definió que dentro de la ciudad hay un hardware, que tiene que ver con la condición lenta y pesada que hace a las infraestructuras; y un software, que es una condición más versátil y ligera y tiene que ver con la conducta y adaptación de los ciudadanos a distintas circunstancias. “Ahí es donde radica el potencial”, dijo.
“El arquitecto es una especie de malabarista con aspiraciones a estratega, del que se puede valorar su visión holística. En general estamos acostumbrados a analizar contextos y comportamientos y proponemos programas y delineamos sus formas y lo que comunica. Otro personaje es el ciudadano al que vemos como un data entry y hacker, que es quien puede empezar a cargar datos e información, producirla y registrarla casi como un dispositivo más. Otro personaje son las tecnologías, dispositivos y protocolos que irán recibiendo el valor que realmente tienen y que son variable de proyecto; muy útil pero una más de aquellas con las que lidiamos en el desarrollo de un proyecto. Aportan el valor de la participación”, describió Abeledo. La arquitecta indicó que los datos de por sí no tienen valor si no son procesados.

Los Nuevos Medios y el cambio de paradigma

Julieta Goldman (Nuevos Medios-GCBA), Roberto Igarza (Experto en nuevos medios), Pablo Mancini (Infobae.com).
Modera: Carlos Mazalán (OCD Iberoamérica).

Pablo Mancini:
Como profesional de los medios siempre pensamos en la audiencia, así que ahí nos dirigimos.
Las estrategias que se pueden plantear son a corto plazo de esos que encarga la estadística; a largo plazo, ahí están los científicos y a 2050, esta la imaginacion.
Para hacernos una idea a corto plazo: hacia el 2015 la mitad de la población habrá nacido en 1983, todos ellos se conectaron antes de los 18 años.
“Hoy se plantan más antenas que árboles”. Una ciudad es un conglomerado de gente y cosas que se conectan. Ya Buenos Aires no tiene un solo centro urbano, no sólo en cuanto al consumo sino también en lo cultural, la ciudad se expande, crece.
Esta generación nacida en 1983 fueron los primeros en consumir contenidos on-demand.
Las redes sociales son las grandes captadoras de audiencias “hasta 3 o 4 Tinellis de audiencia se pueden encontrar en Internet un viernes o sábado por la noche”.
Algo interesante que esta pasando en la red a nivel contenidos, es que el tráfico en la Argentina se multiplicó por cuatro en el último año. Solo en el último año.
El nivel de conectividad es exponencial. El videojuego en Internet va a representar más de la importante. Latinomérica está llena de ciudades importantes. Según perspectivas de la ONU, para 2020 habrá entre 30 y 40 megalópolis en Latinoamérica.
En estas ciudades hay ciudadanos, habitantes, usuarios, votantes, consumidores, destinatarios hay varias categorías y se solapan varias identidades.
La ciudad se vuelve compleja, no hay un único paradigma para todas las generaciones. Convivimos muchos de diferentes edades y convivimos con los medios de diferente manera.
Nos vinculamos de manera diversa, es imposible pensar en un régimen común para todos ellos. Lo que distingue a cada generación es el vínculo que establece dentro de la ciudad.
La cultura 2.0 esta ahi, en internet,ahí comparten la forma de vincularse con la información y la replican en un ámbito donde todos están conectados con todos.
En una megalópolis también hay muchas personas que no se conectan: una de cada dos personas del conurbano bonaerense no se conectan.
El nomadismo tecnologizado es una realidad hoy, hay hiperconectividad que lleva a estar en un lugar y otro a la vez. La forma de consumo es diferente, estan todos viendo lo mismo pero separados, de manera diferente. Pareciera que volvio una serie para reunir toda la familia frente al televisor “Graduados” pero cambió la forma de consumo y de vincularse con los contenidos.
En la ciudad se replican los mecanismos de hiperconectividad, lo que perciben los ciudadanos en la ciudad: como se desplazan (cuánto tiempo pasan en los transportes), pensar cómo dar valor desde el ciudadano y desde el gobierno, como dar valor a medida que la cuarta pantalla crece en detrimento de las demás.
Ya no hay un contexto predeterminado para un consumo predeterminado. Se han resignificado los contextos. Se puede twittear en la escuela, en el supermercado se puede chatear, etc…
La sincronía, lo intermitente, inmediatez en la respuesta y en el consumo, son tres condiciones que marcan mucho lo que una persona hace en la ciudad, al igual que en internet. La ciudad es de visibles e invisibles: se pone on line se ve, al instante ya no esta; luego se registra y se va.
La ciudad se esta llenando de dispositivos, vamos camino a que todo plano en la ciudad sea susceptible de ser intervenido o captado por el consumo.
La ciudad hipertexto hay que saber navegarla. ¿Como hacer que el cuerpo de ciudad tenga alma de pueblo?, la pregunta esta planteada.
Necesitamos una cohesión social y que el ciudadano participe; no alcanza con un ciudadano que narra o cuenta. Toda ciudad puede impregnarse de lo que piensan sus ciudadanos.
Una generación cuya principal actividad en Internet es generar actividad fuera de la Web.
Una generación que flexibilizó el concepto de amigos, los genera masivamente intangibles y consume a distancia.
A largo plazo se le pregunta a la ciencia cosas y responde a casi todo si.
Ahora bien, en el mediano plazo hay tres componentes a resaltar: imaginación, prácticas innovadoras y colaboración.
Una metáfora para pensar a las ciudades es como un video juego, de cómo ambas podrían colaborar mutuamente a través de las prácticas.
La atención: cuando alguien esta leyendo un diario o haciendo un trámite y se le pregunta algo, la persona deja de leer; quien esta jugando un videojuego directamente no contesta, está con la atención exclusiva en el juego. Por lo tanto,aquí está el segundo componente, la causa, una meta, hay un quehacer en lo que invierte su tiempo, hay un propósito épico.
En el camino hacia la meta existe la sensación de estar al borde de lograr un éxito que mantiene al jugador en una actitud optimista. Es más, actúan como si tuvieran superpoderes. En los actuales videojuegos, la colaboración es parte del universo ya que tienen propuestas que para seguir avanzando obligan a colaborar con otros, no lo puede hacer solo. Y finalmente, el feedback, los juegos me dicen si voy bien o mal, me ayuda a aprender para seguir avanzando.
Lo que no podemos hacer solos, eso es un video juego y eso deberían también ser las ciudades.

Julieta Goldman:
A fines del 2009 se creó la dirección de Nuevos Medios, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires fue la primera en tenerla. La DNMBA posee áreas interdisciplinarias para aprovechar las oportunidades que van apareciendo en base a métricas y estadísticas.
La capacitación hacia adentro y afuera es constante para mantener la actualización no sólo de contenidos y plataformas sino de estructura y procedimientos.
“El desafío es a nivel contenido, la forma de estar presente es estar atento al contenido demandado y que es valioso para la gente”.
“Para el Gobierno es complicado atraer la atención”. Entienden que no los buscan en Internet pero que sí tienen que estar ahí.
Hay más de 30 millones de argentinos en internet. La mayor cantidad de audiencia está en los nuevos medios coincide con Pablo, es por esto que es necesarios tener mensajes a nivel gobierno en estos espacios. Para citar un ejemplo, Youtube tiene 2,5 millones de visitas diarias. Por eso se trabaja en esa dirección, en estas plataformas. Coincidentemente, los videojuegos son uno de los entretenimientos más consumidos y que mayor público capta.
Trabajamos el contenido de manera exclusiva para internet, como los videos.
La web del gobierno de la ciudad está centrada en la búsqueda de trámites, es por lo que más entran a la página. Hicimos unos tutoriales, que están en YouTube y en los centros de participación, vamos en línea con lo que el público nos pide.
El año pasado lanzamos el sitio Agenda cultural y la versión en papel, y este año lanzamos la app, que también tiene un tutorial en video, porque la Agenda es consultada por público de distintas edades y experiencias.
Hicimos una infografìa, “Dejar de fumar”, que màs de 20 mil personas lo compartieron.
“El desafío es estar cerca de la gente y que ellos sientan el acercarse”

Roberto Igarza:
Actualmente la población urbana supera la rural a nivel mundial, son megalopolos que crecen sin cesar. De aquí tres años 3/4 partes de las personas vivirán en ciudades.
Hay una serie de ciudades en Latinoamérica que tienen un posicionamiento muy importante.
Latinoamerica esta llena de ciudades importantes.
Según perspectivas de a ONU, para 2020 habrá entre 30 y 40 megalopolis en Latinoamérica.
En estas ciudades hay ciudadanos, habitantes, usuarios, votantes, consumidores, destinatarios hay varias categorías y se solapan varias identidades.
La ciudad se vuelve compleja, no hay un único paradigma para todas las generaciones. Convivimos muchos de diferentes edades, con los medios de diferente manera. Nos vinculamos de manera diversa, es imposible pensar en un régimen común para todos ellos. Lo que distingue a cada generación es el vínculo que establece dentro de la ciudad.
La cultura 2.0 esta ahi, en internet,. Allí comparten la forma de vincularse con la información y la replican en un ámbito donde todos están conectados con todos.
En una megalopolis tambien hay muchas personas que no se conectan: una de cada dos personas del conurbano bonaerense no se conectan.
El nomadismo tecnologizado es una realidad hoy, hay hiperconectividad que lleva a estar en un lugar y otro a la vez.
La forma de consumo es diferente, estan todos viendo lo mismo pero separados, de manera diferente.
Pareciera que volvio una serie para reunir toda la familia frente al televisor “Graduados” pero cambió la forma de consumo y de vincularse con los contenidos.
En la ciudad se replican los mecanismos de hiperconectividad . Lo que perciben los ciudadanos en la ciudad: como se desplazan, cuánto tiempo pasan en los transportes, pensar cómo dar valor desde el ciudadano y desde el Gobierno .
Dar valor a medida que la cuarta pantalla crece en detrimento de las demás.
Ya no hay un contexto predeterminado para un consumo predeterminado.
Se han resignificado los contextos. Se puede twittear en la escuela, en el supermercado se puede chatear, etc…
La sincronía, lo intermitente, inmediatez en la respuesta y en el consumo, son tres condiciones que marcan mucho lo que una persona hace en la ciudad, al igual que en internet.
La ciudad es de visibles e invisibles: se pone online se ve, al instante ya no esta; luego se registra y se va.
La ciudad se esta llenando de dispositivos.
Vamos camino a que todo plano en la ciudad sea susceptible de ser intervenido o captado por el consumo.
La ciudad hipertexto hay que saber navegarla.
¿Como hacer que el cuerpo de ciudad tenga alma de pueblo?, la pregunta esta planteada.
Necesitamos una cohesión social y que el ciudadano participe; no alcanza con un ciudadano que narra o cuenta.
Toda ciudad puede impregnarse de lo que piensan sus ciudadanos.