Políticas de educación y tecnología en las Ciudades

Alejandro Valdés Soto (Innovación Gubernamental del Estado de Sonora, México), Esteban Bullrich (Min. Educación GCBA)
Modera: Jorge Aguado (GCBA)

Alejandro Valdés Soto:
Jefe de la oficina de Innovación Gubernamental del gobierno del Estado de Sonora, de México, se refirió a un nuevo futuro, un programa educativo con tres objetivos: de igualdad e inclusión social, buscar impactar en la calidad de la educación y cerrar la brecha digital.
El programa le da a cada niño del Estado una laptop que es de su propiedad y para uso dentro de la clase y fuera de ella y conectividad mediante una red de fibra óptica estatal. También habilitó centros comunitarios para brindar asesoramiento sobre la computadora, ya que en muchos casos es la primera computadora del hogar.
“La computadora tiene instalados programas educativos de distintas materias. Se enfoca en reforzar el pensamiento matemático y lógico, pero también la lectura, la comprensión y las ciencias”, explicó Valdés Soto y planteó la necesidad de plantear la entrega de una computadora a cada niño como un derecho.
“Estamos acostumbrados a hablar de las condiciones del sistema educativo en base a salario de docentes y no del éxito o fracaso lo que hace el sistema educativo: recibir a niños y niñas a los tres años darles 13 o 14 años de educación y despedirlo a los 17 años con capacidades y conocimientos para desarrollar su vida con libertad, independencia de criterio y capacidad analítica. Es un problema serio”, señaló.

Esteban Bullrich:
Advirtió que la mitad de los jóvenes no termina el secundario porque no ve la relevancia de lo que aprende. “(Borramos primer oración) Cuando Mauricio Macri me ofreció el Ministerio de Educación hace tres años, la única condición que le puse fue invertir fuertemente en cambiar lo que está pasando dentro de las escuelas, que tiene algunos dolores de parto, como los que vivo hoy. Incomprensión, miedo al cambio, temores. Que son condiciones sine qua non para que el sistema vuelva a ser un sistema educativo en serio y que cumpla con el proceso de darle a los niños conocimientos y capacidades amplios y globales y que atiendan al conocimiento y características propias de cada niño”, explicó.
Bullrich también se refirió al proyecto de GCBA que ya entregó 170.000 netbooks y notebooks entre niños y docentes de la ciudad.
“Antes de hacerlo investigamos qué se hacía en esta materia en otros países.
Una de las cosas que hicimos fue dar capacitación docente antes de que la computadora llegase a la escuela. Además, hay un acompañamiento posterior del equipo docente.
Fue surgiendo otra cosa: cómo mantenerse actualizado con la tecnología, cuyo ratio de obsolescencia es cada vez menor. Entonces repensemos el programa para entenderlo no ya como de entrega de computadoras sino de entrega de conexiones a Internet”, relató el ministro.
Con esa redefinición se estableció que el objetivo era que las comunidades educativas, incluidos los padres, tuviesen conexión a Internet. “La licitación pública que se hizo se enfocó en que nos proveyeran ingreso a Internet con un tamaño de pantalla determinado (netbook y tableta o el dispositivo que fuera).
Al pensar programa como de acceso a información podemos ser más sensible a lo que les interesa a los alumnos en la ciudad, trabajar en la especialización desde el alumno y entender mejor los talentos que puedan aparecer”, agregó Bullrich.
El programa incluyó el desarrollo del sitio integrar.bue.edu.ar, una plataforma de contenidos “para que el conocimiento que se crea colectivamente en las aulas pueda servir para intercambiar contenidos fuera y dentro de la ciudad”.
Entre algunos de los impactos visibles del programa se cuentan el cambio en la configuración de las aulas, que pasaron de estructurarse con escritorios en la tradicional fila a integrarse en círculos donde todos los alumnos pueden verse, y también la participación de los padres. Además, para seguir avanzando con el plan educativo se planea abrir la escuela fuera del horario escolar, “para que vuelva a ser un espacio de aprendizaje para toda la comunidad”.
Bullrich advirtió que con la cantidad de ingresos de estudiantes a la carrera docente en siete años van a faltar maestros en la ciudad. “Esto es porque como sociedad dejamos de valorarlos, respetarlos y de ponerlos en el rol que tenían y deben tener. No creo en los trabajadores de la educación sino en los maestros y las maestras”, señaló.

Anuncios

Presente y futuro en la Sociedad de Conocimiento

Alicia Bañuelos (Consultora de IT), Pablo Aristizábal (Aula 365), Mercedes Miguel (GCBA)
Modera: José María Lamorte (Bloggers Report).

La consultora de IT Alicia Bañuelos explicó que la sociedad del conocimiento, que es la apropiación de las personas de la información para producir conocimiento, es tanto multicéntrica como multicultural.
“Vivimos una época de oportunidad, liberadora de potencial de innovación y desarrollo, pero también tiene que tiene dos talones de Aquiles”, dijo.
Esas debilidades son:
-la desigualdad: la globalización no se ha caracterizado por incluir a toda la gente.
-la mayor complejidad: cada vez vivimos en sociedades que se interrelaciones con otras y puede producir una debilidad sistémica, como lo vimos con la crisis económica o la pandemia de la gripe.
“Se puede tratar de tener sociedades más inclusivas, sobre el segundo punto sólo podemos trabajar para estar prevenidos”, resumió.
Entre otros problemas que enfrentan las sociedades del futuro mencionó el envejecimiento poblacional, el crecimiento de la población y la mayor cantidad de vehículos.
“Para el 2030, la potencia de las computadoras habrán mejorado un millón de veces.
La tecnología avanza y cada vez los soportes son más pequeños. Para el 2050 habrá más miniaturización.
Existirá una capacidad invisible en nuestros cuerpos, en nuestro cerebro y en el aire.
En cuanto a la medicina, hoy ya hay impresión de algunos órganos en forma tridimensional, como por ejemplo la vejiga. Seremos capaces de regenerar parte de nuestros cuerpos. Todavía no se puede hacer con el cerebro pero ya se podrá hacer.
Y en cuanto a la genética, ya se pueden tener super ratones, que fueron modificados genéticamente que pueden vivir más tiempo y correr más rápido. Por ahora son ratones. Cuando llegue a las personas, esto planteará debates éticos. ¿Habrá una super raza beneficiaria de estos desarrollos? ¿Cómo vamos a gestionar este cambio tecnológico y asegurar que la tecnología será inclusiva?
Debemos estar seguros de que la tecnología nos hará más sabios y nos permitirá tener una mejor vida incluyendo a todos. Hay que hablar de inclusión digital para preparar a toda la sociedad que deberá tomar información para producir conocimiento.
Como sociedad debemos pasar a este estado donde cualquier persona puede producir conocimiento y, para eso, deben estar conectadas, poseer dispositivos y estar informadas”.
La consultora citó el ejemplo de San Luis, donde “la conectividad es absoluta en todo el territorio, gratuita y de banda ancha”. “Esto debería pasar en el resto de Argentina y en otros países.
Para producir conocimiento necesitamos que la gente tenga conectividad. Si uno no está en red no puede participar comunicando conocimientos. También deben tener para construir los conocimientos que la sociedad espera recibir. Y en esta sociedad a la que vamos la formación debe ser claramente científica y tecnológica (aunque no en desmedro de otras disciplinas).
Pero para participar del reparto de recursos económico del mundo debemos poder participar de líneas que serán claves como nanotecnología y nuevos materiales que hacen posible mejorar la calidad de vida de las personas”.
“Muchos pensadores dicen que vamos hacia guerra mundial por el talento, por la gente preparada y que pueda producir conocimiento. Será terrible. Las economías dependen del talento”, dijo y agregó: Debemos desarrollar formas de gestionar el planeta colectivamente y, para eso, necesitamos una sabiduría colectiva. Se necesita formar a los jóvenes para tratar en el mundo que viene, lo que requiere de tecnología y materia gris”.
Por su parte, Pablo Aristizábal, creador de Aula 365, CEO de Competir y profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, dijo que la sociedad del conocimiento es el acontecer de una nueva cultura. “Esta nos atraviesa en todo sentido: no compramos, ni viajamos ni producimos igual. Antes éramoss sacos vacíos a llenar y ahora nos dicen “a producir”. Y esta cultura emerge de la relación con las nuevas tecnologías. Es una cultura físico-virtual”.
En relación al conocimiento, Aristizábal se preguntó cuál es la causa de la educación.
Y se preguntó: “¿Se trata de digitalizar la educación de una educación digital? ¿Es sólo dar computadoras? ¿Qué debe aprender un chico en su paso por la escuela y cuál es el rol del maestro?
Es un facilitador pero también debe provocar para que se pueda crear y producir. ¿El conocimiento sucece con la adquisición o en el proceso de la adquisición?
¿El conocimiento se transmite o co-construye? ¿A qué se llama inteligencia colaborativa?
¿Cómo se forja un pensamiento creador?
La inteligencia es la capacidad para que las cosas sucedan, y en un mundo 2.0 donde la colaboración hace sinapsis.”
“Enseñar no es sólo transferir conocimiento o dar respuestas –continuó-. Es formar y forjar una relación crítica-constructiva frente a los medios.
Es la revaloración del proceso de adquisición de lo adquirido.
La escuela es un medio para aprender, ser más productivos y desarrollar la fuerza liberadora del potencial de cada uno de los chicos. Es enseñar a aprender a co-construir nuevos conocimientos, nuevas respuestas.”
Para Aristizábal no hay manera de surfear el cambio si no es a partir del arrojo. “El proceso de innovación cambia sustancialmente. Emergen nuevas industrias y sólo la adopción de nuevas tecnologías en las brics (las anteriores industrias) hacen posible la expansión.
Son cambios disruptivos, surgidos de un proceso incesante de destrucción creadora.
No es reproducir, es crear. Frente al cambio debemos forjar una sociedad de la pro-acción, de la creación de valor, en un estado de toma de decisión constante”.
Además destacó que cada vez hay mayor fusión entre lo físico y lo virtual.
Para el creador de Aula 365, hay que celebrar el paso de la humanidad hablada, pensada, a una humanidad que conversa.
“En ella el arte de conversarr se aprende al escuchar. Y donde equivocarse es menos grave que pensar de prestado.
A la nueva sociedad de conocimiento no se accede sólo mediante la tecnología, sino sospechando, resistiendo y creando en el marco de una auténtica conversación creadora”, dijo.
Y concluyó: “Debemos formar una sociedad con voluntad de arrojarse a la creación de nuevos mundos y respuestas, iluminando caminos, inspirando al prójimo, trascendiendo lo dado y haciendo que las cosas sucedan de manera innovadora.”.
A su turno, Mercedes Miguel, directora general de Planeamiento Educativo del Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA), explicó que es muy difícil adaptar “el proceso educativo a estos procesos que sabemos que se dan más de la escuela para fuera que de la escuela para adentro”.
Miguel explicó: “Hemos hecho en la ciudad el Plan Sarmiento de educación digital. Nunca fue concebido como plan de conectividad sino como de innovación pedagógica porque lo que cambia a una velocidad que no se puede frenar son las nuevas tecnologías.
Hoy entregamos 178.00 netbooks a cada estudiante de la ciudad de nivel primario y todas las maestras tiene una notebook.
En 10 años la tecnología va a ser otra y por eso nuestro foco está puesto en el recurso humano, que son los docentes. Ellos van a ser parte de un cambio que hoy ellos perciben como violento porque los niños tienen una conexión con la tecnología que es diferente.
Hoy los niños se sientan en un aula pensada hace muchos años y con un docente que tenía lógica muy lineal hasta que llegó el Plan Sarmiento a las escuelas.
Trabajamos con el docente para que comprenda que es parte del cambio, un cambio que no se puede frenar”.
La funcionaria del GCBA destacó que se trabaja para que los chicos salgan de las escuelas con competencias y habilidades que les permitan saber qué hacer con las competencias que tienen.
“Nos gusta pensar en un ecosistema más que en un sistema por respeto a todos los participantes.
La capacidad del chico de de aprender hará que todos como grupo colectivo lleguen al conocimiento. Desde el Estado debemos proveer educación que permita a los estudiantes ser parte activa de esa conformación y capacidad de crear conocimiento. La educación es lo único que les dará los chicos un mejor futuro y la capacidad para lograr movilidad social”.

CNT Ecuador: experiencias de digitalización Cevallos y Samborondón

Juan José Carrillo (economista y gerente de Ventas y Servicios al cliente de CNT) y Rodrigo Bayardo Constante Espinoza (Alcalde Cevallos).


Juan José Carrillo, economista y gerente de Ventas y Servicios al cliente de Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), explicó el proyecto de ciudad digital del cantón rural de Cevallos, ubicado en el centro sur de la provincia ecuatoriana de Tungurahua. Allí viven 10.000 habitantes, 60% de ellos ubicados en sectores rurales.
La inversión que se realizó para la ciudad de digital ronda los U$S 400.000. “Se extendió la red de telefonía mediante la tradicional red de cobre. Algunos caseríos no contaban con el sistema de telefonía y no podían acceder a banda ancha. Se realizaron inversiones en todos los cantones para dar conectividad a gran escala. Y también en equipos con puertos para internet de banda ancha”, explicó Carrillo.
“Estamos próximos a inaugurar proyectos ambiciosos: dotar de servicios de telefonía fija inalámbrica y redes wimax e Internet de banda ancha al 80% de la población”, dijo Carrillo y agregó que próximamente se proyecta cobrar por los servicios con una tarifa solidaria de U$S 2 “para que las personas puedan acceder a minutos de telefonía fija y en el futuro también puedan acceder a datos en su domicilios”.
El alcalde de Cevallos, Rodrigo Bayardo Constante Espinoza, explicó que Cevallos digital nació en 2009 para romper las brechas del alfabetismo digital y “permitir el intercambio de conocimiento colectivo y participativo y de desarrollo de una ciudad más incluyente”.
Cevallos digital parte de cuatro ejes:
-Fortalecimiento de la educación: por ejemplo mediante las aulas digitales. “Mediante plataformas virtuales no sólo los niños sino los adultos puedan aprovechar hacer un bachillerato virtual. Es un convenio con instituciones educativas formales a distancia y también Microsoft que nos da las licencias correspondientes”, dijo Bayardo Constante.
-Conectividad para todos: se da servicio de Internet gratuito a la mayor parte de planteles educativos e instituciones deportivas. “El principal aliado es la CNT que da servicio de redes y fibra óptica”. “También se emprendió un proyecto de seguridad ECU 911 con la instalación de cámaras de vigilancia y un centro de monitoreo”, agregó Bayardo Constante.
-Comunidad como eje central: mediante info-centros comunitarios se brinda acceso a nuevas tecnologías.
“Se da capacitación a productores, amas de casas, niños y estudiantes”, explicó.
“El objetivo es lograr que toda la comunidad esté conectada. Y por eso se trabaja en Puntos de Accesos Digital (PAD) que permite la inserción e integración de toda la comunidad.
Son espacios de conectividad a Internet libre y gratuita con tecnología inalámbrica.
Las personas que no posean dispositivos móviles pueden ir a estaciones tecnológicas ubicadas en espacio de encuentros”, dijo el alcalde.
-Generar servicios tecnológicos: se promueve la comercialización electrónica y una plataforma para promoción de servicios turísticos. “También tiene servicios de gobierno digital”.

Como resultado del proyecto, dos de cada cinco ciudadanos tienen acceso a la Internet, el 80% de las insituciones educativas acceden a TICs, el gobierno digitaltiene una proyección de 100% de servicios en línea, se da acceso telefónico móvil y fijo, televisión satelital proporcionado por CNT y seguridad ciudadana por ECU 911.