Repensar y Posicionar las Ciudades

Francisco Cabrera (GCBA), Guruduth Banavar (IBM), Andrés Ibarra (GCBA).Modera: Carlos Pirovano (GCBA).

Guruduth Banavar:
Las ciudades más inteligentes proveen mejores servicios a través de una mejor gestión.
La información no sólo sirve para conocer las necesidades del presente, sino también para anticipar los problemas que van a afectar a una ciudad.
El objetivo es obtener una visión a largo plazo y a corto plazo y lograr que ambas interactúen eficientemente.  
La ciudad tiene que tener un plan y un objetivo. pero también una visión.
A diario se toman en una ciudad decisiones operativas: cómo manejar el tránsito, cómo soluciono un apagón, etc. Sin embargo, también tenemos que planificar a largo plazo. Para ello necesitamos lograr una interacción eficiente del corto y el largo plazo.
Ejemplo: si una ciudad tiene tránsito muy pesado, se invierte en construir infraestructura (calles) para resolver el problema a corto plazo. No obstante, sería más productivo realizar inversiones a largo plazo. Mejoraríamos la administración de la ciudad  decidiendo de cara al futuro otros cambios. Tal vez el cambio de sentido de algunas calles, la construcción de un túnel o un puente, etc.
Para optimizar la gestión aún más, es recomendable no sólo tener en cuenta el corto y el largo plazo, sino también propiciar una interacción entre todos los departamentos de la administración de una ciudad.
Algunas ciudades son inteligentes desde hace muchos años.
Estocolmo, por ejemplo. Hace tiempo allí implementaron un sistema para controlar el tránsito. Hoy ya se ve una reducción de por lo menos un 20% en el tránsito. Las consecuencias fueron positivas además para el medio ambiente y para la salud, ya que los ciudadanos utilizan la bicicleta más asiduamente.
Los resultados de las ciudades inteligentes ocurren en varios niveles:
1 – Instrumentación: sensores, aparatos necesarios para recabar información de una ciudad (de tránsito, energía, agua, otros.)
2 – Integración: con la utilización de esos dispositivos pasamos a la fase de integración. Es decir, cómo integramos y procesamos correctamente la información.
3 – Inteligencia: lograr una comprensión cabal que nos permita una planificación futura. (ej: reducción de la delincuencia, de los embotellamientos, etc).
Hoy hay tecnología y recursos disponibles para forjar ciudades más inteligentes.

Francisco Cabrera:
El ministro de Desarrollo Económico del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) explicó que la Ciudad se caracteriza de otras por su atracción de inversiones, turismo y talento.
“Todos la conocen por el tango. Es una ciudad cultural, pero no está posicionada en el mundo como relacionada con la tecnología. Cuando empezamos a trabajar en la marca ciudad sí nos dimos cuenta que tenía elementos diferenciadores como creatividad, talento y emprendedorismo”, dijo.
¿Cómo tangibilizar esos activos en un proyecto económico, competitivo y de mejora de relación con los ciudadanos?
Una de las respuestas a esa inquietud fue la generación de la política de distritos creativos.
“Buenos Aires se destaca por ser una ciudad de economía creativa. Cuando tuvimos que tomar decisiones de políticas públicas decidimos fomentar industrias de alto valor agregado, de generación de empleo de alta calidad y que tengan potencial exportador”, dijo Cabrera.
El GCBA también se planteó generar comunidad.
“Estos distritos creativos, que son industrias de base tecnológica, salvo el de Artes, se integran con el fomento a la actividad productiva. Lo hicimos en la zona sur de Buenos Aires, fundamentalmente”, explicó.
“Pretendemos trabajar sobre el concepto de creatividad, talento y el posicionamiento de Buenos Aires . Concentrarnos sobre la base creativa, que genera productos y una economía basada en el talento, finalizó Cabrera.

Andrés Ibarra:
El Ministro de Modernización del GCBA destacó que el plan de modernización de la Ciudad basa su modelo de gestión en gobierno abierto y ello se relaciona con la necesidad de la información de dos vías: de la gente hacia el gobierno y del gobierno hacia la gente.
Ibarra definió que este modelo de gestión, se basa en escuchar a sus ciudadanos, tomar decisiones basadas en sus preferencias y necesidades y comunicar sus actos de de gobierno.
Sus tres ejes son: transparencia, participación y colaboración.
“Nuestra visión de ciudad moderna es aquella que  conecta la tecnología  con la infraestructura urbana, el medio ambiente, la economía y  la movilidad. Y que permite interactuar  de manera cercana y  participativa  a su gobierno con la gente y las comunidades, potenciando  las habilidades colectivas  y  el  crecimiento sustentable, dijo Ibarra.
El ministro también dijo que hay tres factores claves para todo plan integrado de gestión: la valoración de la cultura de la organización –es decir, sus recursos humanos-, luego los procesos y la tecnología en sí misma.
Ibarra mencionó también el plan de modernización  se base en cuatro ejes a saber: e-government, información y datos abiertos, capital humano y tecnología.
A su vez contempla seis dimensiones y cada una de ellas  abarca diferentes proyectos.
Por ejemplo la dimensión de Gobierno incluye entre otros:
* Tecnología:
– Nueva red de datos de la ciudad para interconectar flujos de información.
– Infraestructura Wifi para desarrollar internet gratis público (el año que viene habrá más de 300 puntos).
– Integración de sistemas y expansión de sensores (como base para desarrollar la inteligencia de datos y llegar a comportamientos predictivos para anticiparse a cuestiones de tránsito e inundaciones, por ejemplo).
*Capital humano:
– Planeamiento de dotaciones y presentismo.
– Capacitación, desarrollo de carrera.
– Medicina de trabajo.
– Evaluación de desempeño.
– Responsabilidad social hacia el personal de la ciudad.
*Seguridad:
– Creación de la Policía Metropolitana.
– Estructura de cámaras de seguridad.
– Centro Único de Comando y Control.
– Proyecto de licencias de conducir.
*E-Government:
– Desarrollo de firma documental.
– Despapelización.
– Gestión documental digital.
– Compras por Internet.
*Calidad de vida
-Iniciativa de Buenos Aires te ayuda,
– Para trámites.
– Tarjeta unica social para manejar los subsidios del GCBA a hogares.
– Proyecto de tarjeta única ciudadana para generar beneficios e interactuar la con la administración de gobierno.
*BA Fácil:
– Seguimiento de trámites por Internet.
– Registro Civil Digital: se trabaja en el backoffice para agilizar los trámites.
– Datos abiertos: hackatons con desarrolladores de aplicaciones.
– Concursos para el sector privado desarrollo de aplicaciones en base a informaciones que colecta el GCBA, Buenos Aires Data (sitio que publica datos de todo tipo para la ciudadanía).
*Servicios:
– WiFi en espacios públicos.
– Desarrollo de aplicaciones móviles (por ejemplo: Cómo llego, BA Móvil, Mejor en Bici).
– Mapa interactivo de la ciudad, BA QR (mecanismos de información para distintos edificios públicos).
Otra dimensión es Economía y entre otros proyectos podemos citar:
– Programas de estímulo para Pymes y emprendedorismo.
– Programas de empleo joven.
– El distrito tecnológico
En la dimensión Sustentabilidad encuadran los proyectos vinculados a:
-Residuos y reciclados.
-Mobiliario urbano.
-Cambio cultural.
En Ambiente y espacio público Ibarra mencionó:
– Contenerización.
– Centro de reciclado de Barracas.
– Obligatoriedad del uso de bolsas para separación en origen.
“Tenemos más de 100 proyectos en las distintas dimensiones. Tenemos el pilar de gobierno abierto como base de nuestra gestión y necesidad de trabajar esto de manera integrada no sólo entre las distintas áreas de gobierno sino en los factores claves que son el capital humano, procesos y tecnología”, dijo Ibarra.

Anuncios

La Arquitectura de una Ciudad Inteligente

Guillermina Abeledo, Martin Fourcade, Edgar Gonzalez, Mario Roberto Álvarez (H).
Modera: Hector Lostri

Mario Roberto Álvarez h.:
El socio de MRA+A recordó que para participar en un concurso internacional de arquitectura de ciudad digital en Osaka, Japón, hace 10 años, recurrió a la investigación. “Fue difícil imaginarnos esa ciudad digital en su funcionamiento y en qué consistía. Más que ver arquitectura empezamos por leer el libro ‘El hombre simbiótico’, de Joel de Rosnay, que plantea que el hombre vivió desde la Revolución Industrial hasta ahora como el hombre depredador, y que a futuro la Humanidad podría ir hacia un estado de simbiosis con la naturaleza de mano de la tecnología como ordenadora. Siguiendo esa filosofía ganamos el primer premio de ese concurso”, relató.
Hoy hay 6.000 millones de habitantes en el mundo y en 50 años seremos 9.000 millones y el 70% vivirá en ciudades. La ciudad digital podrá ayudar a aminorar ese impacto. “Las ciudades deberán ser sustentables a la fuerza. Además de ciudad digital debemos pensar en urbanismo inteligente y generar políticas”, resumió.

Edgar González:
El editor en jefe de edgargonzalez.com aseguró que la Sociedad de la Información ha terminado porque vivimos en la Sociedad de la Sobreinformación.
“Las ciudades han sido inteligentes (smart cities) toda la vida pero podemos hablar de ciudades más inteligentes (smarter cities). Estamos trabajando con ciudades construidas hace mucho tiempo, estamos trabajando con historias y entes vivos”, definió y dijo que hoy el rol del arquitecto es el de una profesión híbrida.
Sobre la idea de belleza de las ciudades, González dijo que importa la belleza pero también el funcionamiento de los edificios y las cuestiones políticas, sociales y económicas que representan.

Martín Fourcade:
Socio en AFT Arquitectos, señaló que a veces hay una distancia entre los arquitectos y los seres humanos que habitan las ciudades. “Esa mirada se traduce en un esquema colectivo”, explicó, y dijo que la responsabilidad como profesionales respecto de la imagen de ciudades que se transmite a los habitantes queda atrapado por lo que quiere un cliente (en el caso del sector privado).
“La visión constante y estática de Buenos Aires como París no es real respecto de la dinámica y el crecimiento y ante la reflexión que varía todo el tiempo sobre quiénes somos y cuál es nuestro tiempo y nuestro lugar”, reflexionó Fourcade.
El arquitecto agregó que a veces se entiende la idea de inteligencia como delegación hacia la tecnología o los medios, pero la idea de ciudad inteligente no es delegable, como no es delegable la identidad de un lugar. “No podemos pensar que nuestro destino es ser o no ser París, como tampoco es delegable la inteligencia del ciudadano que se hace dueño de su ciudad y tiene una idea fuerte de pertenencia. Esa es la inteligencia que debe trasladarse a estos hechos de arquitectura dentro de una ciudad”, dijo.
Fourcade también instó a tomar conciencia sobre los conceptos de periferia y centro. “El centro no mira la periferia. Argentina tiene el mismo patrón de cómo se para frente al mundo. Buenos Aires ha sido o es París y mira hacia afuera pero no vuelve la mirada a la periferia. No sé si a esta altura nos interesa que esa mirada vuelva o si es más interesante una construcción cultural o abarcativa desde una hipercultura. Es importante que las ciudades empiecen a mirar hacia adentro y tengan respuestas coherentes para su identidad, que generen un verdadero sentido de pertenencia”, señaló.

Guillermina Abeledo:
La arquitecta y profesora de la Universidad de Belgrano se refirió al crecimiento demográfico de los próximos años. Agregó que se necesitará eficiencia en los recursos a consumir y que las TICs son una buena herramienta para acercarse a ese objetivo.
Definió que dentro de la ciudad hay un hardware, que tiene que ver con la condición lenta y pesada que hace a las infraestructuras; y un software, que es una condición más versátil y ligera y tiene que ver con la conducta y adaptación de los ciudadanos a distintas circunstancias. “Ahí es donde radica el potencial”, dijo.
“El arquitecto es una especie de malabarista con aspiraciones a estratega, del que se puede valorar su visión holística. En general estamos acostumbrados a analizar contextos y comportamientos y proponemos programas y delineamos sus formas y lo que comunica. Otro personaje es el ciudadano al que vemos como un data entry y hacker, que es quien puede empezar a cargar datos e información, producirla y registrarla casi como un dispositivo más. Otro personaje son las tecnologías, dispositivos y protocolos que irán recibiendo el valor que realmente tienen y que son variable de proyecto; muy útil pero una más de aquellas con las que lidiamos en el desarrollo de un proyecto. Aportan el valor de la participación”, describió Abeledo. La arquitecta indicó que los datos de por sí no tienen valor si no son procesados.

Clusters Tecnológicos como motor de desarrollo de la Sociedad de la Información

Francisco Saboya (Porto Digital BR), Jorge A. Buitrón (Querétaro, MEX), Francisco Cabrera (GCBA).
Modera: Sebastián Dominguez (Asoc.Empresas del Distrito Tecnológico de Bs. As.)

Francisco Saboya:
Presidente y director de Porto Digital, parque tecnológico de Recife, en Brasil, se refirió al emprendimiento que lidera, como una experiencia de la integración de los sectores público y privado.
Fundado hace 12 años, Porto Digital nació orientado a la tecnología de la información y rápidamente introdujo el concepto de economía creativa.
Concentra más de 200 empresas e instituciones. “Queríamos integrar lo mejor de las políticas públicas, el sector emprendedor y la academia”, dijo Saboya.
El año pasado allí trabajaban 6.500 personas y la facturación superó los U$S 500 millones.
El parque fue reconocido por académicos y publicaciones como una de las experiencias más exitosas de entre estos modelos y uno de los lugares del mundo donde el futuro está siendo generado.
Entre las áreas de actuación del polo se destacan la inteligencia artificial, juegos y entretenimiento, audiovisual, multimedia, diseño, fotografía, música, seguridad de la información y aplicaciones móviles. “El concepto de la economía creativa no sólo genera un cambio en el perfil del consumidor sino de las personas en general”.
“Ponemos el foco en las personas porque ellas son la fuente de creatividad y desarrollo, además del destino de toda la acción pública-privada”, dijo Saboya.
“La universidad trabaja de forma aislada con sus investigaciones y programas de formación de capital humano.
El mercado trabaja de forma espontánea y autónoma.
El gobierno tiene calendario electoral que se le impone y las políticas públicas son cíclicas.
En Recife existía un cuarto componente: un área urbana de localización estratégica que interesaba reactivar”, dijo Saboya. Porto digital fue creado para integrar los aportes de universidad, empresas y el Estado en un lugar clave de Brasil.

Jorge Buitrón:
Presidente del Consejo Nacional de Clústeres de México, explicó que los polos de desarrollo tecnológico buscan impactar a la sociedad. En México hay 30 clústers.
“En México, el nacimiento de clústeres tecnológicos se centra en la definición a nivel país de lo que son acciones de desarrollo y fomento los sectores estratégicos definidos para dar fuerza a la economía”, dijo.
Uno de esos sectores es de las tecnologías de información, con servicios de apoyo a negocios y a industrias creativas.
Buitrón mencionó el proyecto Prosoft 2.0, de la secretaría de Economía, en conjunto con el Banco Mundial. Entre otras, la iniciativa de Prosoft se enfoca en las exportaciones e inversiones en la parte de infraestructura tecnológica del país, desde telecomunicaciones hasta difusión del uso de las TICs. El Banco Mundial trabaja sobre capital humano, clusters, financiamiento, parques tecnológicos como sedes de los clústers, compras del gobierno y temas legales.
“El concepto de clúster es sumar. El racimo, como es la traducción de clúster, es lo que da fuerza”, dijo Buitrón.

Francisco Cabrera:
Ministro de Desarrollo Económico del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA), se refirió a la política de distritos creativos de la ciudad como un concepto que asocia diferentes ideas: impulso al sector productivo, generación de empleo, regeneración de algún sector de la ciudad relegado e impulso de Buenos Aires y su identidad (marca ciudad) para atraer, inversiones y turismo y retener talentos.
“Un distrito es el desarrollo de un territorio determinado, a partir de la promoción de una industria estratégica. Muestra a la ciudad como espacios temáticos, concentra empresas de un mismo sector, promueve la sinergia público-privado, desarrollo barrios postergados y con poca inversión pública se genera una gran inversión privada”, definió Cabrera.
A las empresas que se radican allí se las beneficia con exenciones impositivas y beneficios de tipo crediticio.
Los distritos de la ciudad son:
– Distrito Tecnológico: en Parque Patricios, con 125 empresas, 10.000 nuevos empleos y crecimiento de dos empresa por mes
– Distrito de las Artes: San Telmo y La Boca.
– Distrito de Diseño: en Barracas.
– Distrito audiovisual: en Colegiales, Chacarita, Palermo y Villa Ortúzar, tiene 130 empresas, 5.100 empleos, 600 producciones anuales.
Los tres primeros están ubicados en la zona sur de la ciudad. El objetivo fue desarrollar esa parte y mejorar la calidad de vida de los vecinos. “Ya hay más de 10.000 nuevas personas que están yendo a la zona y algunas se empiezan a mudar”, aseguró Cabrera.
También se buscó promover industrias que generan empleo de alto valor, atraer inversiones e incrementar el número de profesionales en cada industria.
“En cuanto al Distrito Tecnológico tenemos el compromiso de dos universidades relacionadas con tecnología y ciencias duras que estarán trabajando allí”, dijo Cabrera.